Pata de Pato: la artesania donde no se espera

El verano pasado, me fui de paseo a Pichilemu, para disfrutar del sol y de la buena playa que tiene esta pequeña ciudad. Fue la oportunidad de ir a practicar surf con mis dos compañeros franchutes, ya que todo el mundo en Santiago nos había contado que era un spot mundialmente reconocido para la práctica de este deporte.
Así nos fuimos un día completo en el dicho spot de Surf, ubicado a 15 min de Pichilemu, llamada “Punta de Lobos”. Y era verdad, la ola allá es impresionante!
Después de haber practicado un par de horas, a nuestro nivel (es decir tomando las caídas de las olas cuando ya miden 1 metro 50), nos subimos en la cima de la gran piedra que domine la playa de los surfistas, para dar un vistazo a la competencia en curso y aprovechar de la increíble vista panorámica del lugar. 

tendía H&M: Tras un año en Chile, ¿que destacar?

Si bien hace un año, la tienda H&M llegaba en Chile y encontró un éxito relámpago con un registró de ventas de US$ 52,7 millones. La cadena sueca es bien determinada a seguir su ascenso este ano, con la apertura de su futura tienda en Casa Costanera, el primer mall de...

Pata de Pato: la artesania donde no se espera

El verano pasado, me fui de paseo a Pichilemu, para disfrutar del sol y de la buena playa que tiene esta pequeña ciudad. Fue la oportunidad de ir a practicar surf con mis dos compañeros franchutes, ya que todo el mundo en Santiago nos había contado que era un spot mundialmente reconocido para la práctica de este deporte.
Así nos fuimos un día completo en el dicho spot de Surf, ubicado a 15 min de Pichilemu, llamada “Punta de Lobos”. Y era verdad, la ola allá es impresionante!
Después de haber practicado un par de horas, a nuestro nivel (es decir tomando las caídas de las olas cuando ya miden 1 metro 50), nos subimos en la cima de la gran piedra que domine la playa de los surfistas, para dar un vistazo a la competencia en curso y aprovechar de la increíble vista panorámica del lugar. 

Verlo todo Negro, basta !

Al mirar alrededor mío en las calles de Santiago, me vino esta reflexión: los chilenos llevan mucho más prendas de color negro. Y en particular este combo clásico “jeans de mala calidad con imitación de patina hecho con agentes químicos, más un top de color negro”. Y hay reconocerlo, no hay más impersonal o sin sabor como combo.